Butaca y ButacónProgramas

Crónicas desde Sitges: El Festival que nos sigue haciendo disfrutar

0

Día 3

Sitges se inunda de zombis en su festival de cine fantástico. La ZOMBIE WALK causa furor un año más y el reclamo ha sido efectivo: decenas y decenas de no-muertos desfilando por las calles de la localidad repartiendo sustos y gritos a todos los que se cruzaban en el camino. Inauguraba el acto el actor Ron Perlman con el discurso inaugural, poniendo en pie de guerra a todos los asistentes y animándoles a comerse a todo ser vivo que se les cruzara. Una noche terrorífica que avecina el Halloween.

El film del día fue uno de los más esperados en el festival y, posiblemente, uno de los más inquietantes. La película ‘El Apóstol’ (Apostle) de Gareth Evans de nos ha ofrecido un auténtico viaje a lo desconocido, a lo arcaico y a lo hermético. Un viaje de rescate se convierte en un descenso al lado oscuro y perverso del ser humano, dónde el fanatismo y lo irreal se toman de la mano. Se trata de una historia con infinidad de giros y temas abiertos; una historia que se esfuerza en sorprender al espectador con el drama, el terror, odio y, por qué no decirlo, con el amor de querer mantener a los seres queridos a salvo. Un cruento juego de dominación dónde las decisiones rápidas son necesarias y le voluntad para seguir viviendo en prioritaria.

Día 4

La buena animación no puede faltar en el Sitges Film Festival y rara vez decepciona. En esta ocasión, el festival nos ha ofrecido MAQUIA: WHEN THE PROMISED FLOWER BLOOMS. Una historia sobre leyendas, amor incondicional y la feliz melancolía de haber amado y haber perdido. Visualmente espectacular y narrativamente absorbente, nos encontramos en un mundo dónde las leyendas aún caminan entre nosotros y del choque entre un mundo que se acaba y un mundo que corrompe. Este film gira fuertemente en torno al cambio y a la voluntad de cambiar y a saber decir “adiós”. Un film que hará las delicias de los fans de la animación y que no tiene ni un frame que desperdiciar.

El niño de youtube más conocido de España llega al festival para enloquecer a las masas de niños y padres por igual en Virtual Hero; una serie mal doblada y perezosamente animada en el que el discurso mil veces repetido de El Rubius y las bromas de pedos y expresiones anglosajonas son las protagonistas. Aguantamos 5 minutos.

La acción se convierte en puro drama en Galveston, una película de personajes que nos demuestra cómo la vida puede cambiar en un instante. El encuentro casi casual de dos personas lleva al espectador a un viaje lleno de melancolía y malas decisiones con una pequeña luz al final del túnel. Se trata de una obra que nos demuestra que las personas no pueden cambiar por si solas, pero si con la ayuda de los demás. Los personajes juzgan, matan y sobreviven en un entorno cambiante dónde abandonar el egoísmo puede ser la única vía de escape.

El gato persigue al ratón y, cuándo está acorralado y va a morir, el ratón lucha con todas sus fuerzas. Así es Ghostland, un inquietante y perturbador viaje por la psique humana, las alegrías y las penas de las perdidas y una depravación que lo puede barrer todo. Una película que usa el terror cómo barniz y que presenta una cruda historia sobre la crueldad de la casualidad con el mayor monstruo que ha dado el cine: el ser humano. Sueños, miedos y enfermizas acciones coronan esta película abrazada por la crítica del festival que no ha dejado indiferente a nadie. Un guion tramposo que juega con el espectador y lo hace bailar a su son para dejarlo con la mayor sensación de temor posible.

 

Día 5

El festival es un punto de reunión para las obras de todo el mundo y un film cómo ANIMAL no se podía quedar fuera. Esta cinta argentina nos muestra una historia de desesperación, de egoísmo y con un punto de locura. Se trata de una historia dónde la desesperación por seguir viviendo nos puede hacer cosas impensables y que el egoísmo nos puede llevar a la perdición. Una cinta de vida y muerte dónde las personas son capaces de lo mejor, de lo peor y de mucho más para conseguir lo que ansiamos.

La huella del director Lars Von Trier es inconfundible y siempre inquietante. Su última película ha arrasado en sala y ha cautivado el Festival con el amor y el odio de los fans a partes iguales. The House That Jack Built nos presenta una historia llena de sangre, depravación, sadismo y muchísimas patologías. Simbólicamente aplastante, el film nos muestra cómo la figura del psicópata con TOC es sádica y ridícula a partes iguales. Se pueden hacer cientos de interpretaciones sobre cada escena, se nos presenta un film oscuro, depravado y con un humor tan ennegrecido que las dudas sobre si reír o apartar la mirada serán constantes. Von Trier siempre ha sido fiel a su estilo y por eso tiene unos fans tan fieles. Con esta pieza ha demostrado que sigue en plena forma y nos puede seguir regalando retorcidas historias durante mucho tiempo.

Te gustará también

Comments

Comments are closed.