0

Susana Díaz compareciendo ante los medios

El Partido Socialista ha sido el más votado de estas elecciones andaluzas, donde el descenso de la participación ha sido una de las claves para el ascenso fulgurante de la formación ultra derechista VOX, que ha llegado a estos comicios con un programa radical en el que pretenden echar por tierra muchos de los avances logrados en estos años de democracia.

Así, el PSOE de Susana Díaz ha obtenido 33 diputados en el Parlamento Andaluz, una cifra que a pesar de ‘salvar los muebles’ de estas elecciones, no le permite gobernar en solitario y se enfrenta a perder el gobierno de la Junta, después de dejarse 14 escaños por el camino. En las pasadas elecciones, el PSOE obtuvo 47 escaños y un 35,41% de los votos. Los socialistas se enfrentan ahora a un escenario complicado ya que la suma de PSOE con los resultados logrados por Adelante Andalucía (17 escaños) no dan para alcanzar la mayoría absoluta para gobernar en el Parlamento. Tampoco la unión de los socialistas con Ciudadanos daría los números para gobernar juntos, por lo que esta situación pone el gobierno de la Junta en bandeja a la derecha andaluza.

Susana Díaz durante su comparecencia ha abierto la puerta a entablar conversaciones con todos los grupos políticos, incluido el Partido Popular. A todos ellos, la presidenta en funciones les ha lanzado el guante de propiciar un gobierno con el PSOE o dejar que “la extrema derecha gobierne en la Junta”.

El PP de Juanma Moreno, a pesar de obtener 26 escaños y sufrir una estrepitosa caída de los populares que han perdido 7 diputados (en las anteriores elecciones obtuvieron 33), se presenta como la “alternativa de cambio” al gobierno de Susana Díaz – si no acepta la propuesta de la socialista- y sus opciones para dirigir la Junta pasan por un pacto con Ciudadanos y con el partido de ultra derecha Vox, la sorpresa de estos comicios entrando en el Parlamento con 12 escaños y 385.381 votos, resultados sorprendentes para una formación que en 2015 obtuvo sólo 18.422.

Ciudadanos han sido los ganadores morales de estas elecciones andaluzas, pasando de 9 a 21 diputados en el Parlamento de Andalucía. La formación que lidera Juan Marín podría ser tentado por los populares, si llevan a cabo un tripartito junto a la formación de ultra derecha VOX. 

La coalición Adelante Andalucía, por su parte, no ha logrado mantener los resultados de Podemos e Izquierda Unida en las pasadas elecciones y lejos de ganar escaños, han perdido tres, quedándose con sólo 17 parlamentarios. La unión entre Izquierda Unida y Podemos no ha servido para ‘asaltar’ el Parlamento y posicionarse como primera fuerza como pretendían. En los pasados comicios ambas formaciones obtuvieron alrededor de 850.000 votos y 20 diputados (15 y 5), ahora, Adelante Andalucía tiene que conformarse con poco más de 570.000 votos.

Cádiz se la juega

En la provincia de Cádiz el Partido Socialista ha pasado de 6 escaños a 4, aunque se mantiene como primera fuerza en la provincia, seguido de cerca por Ciudadanos con 3 escaños y por Adelante Andalucía y PP – en ese orden- también con 3 diputados. El partido de ultraderecha VOX ha ganado dos diputados en la provincia.

Te gustará también

Comments

Comments are closed.

More in 2D18