0

Tranquilo, sereno y encantado. Ralph Fiennes ha visitado Sevilla con motivo de los EFA, los Premios del Cine Europeo. Detrás de una cuidada barba están los ojos del actor inglés que tantas veces nos ha conquistado en la pantalla con sus numerosos personajes. Unas representaciones que nos han hecho llorar, reir e incluso sentir pánico.

Sevilla acogía al actor con euforia y expectación por conocer más de cerca su vida, marcada principalmente por la interpretación y los recuerdos de su madre, quien escribía libros en el pasado además de pintar, y de su padre, fotógrafo de profesión. “He pensado en adaptar algunas de las novelas de mi madre, pero es algo que hay que acordar con mis hermanos, aunque me encantaría”.

Con la periodista Yolanda Flores como encargada de la presentación, Ralph Fiennes dialogó con la presentadora del programa De Película de RNE ante un numeroso público que no se quiso perder la cita. Espectadores, periodistas y profesionales que nos hemos pasado la vida entera pronunciando mal su nombre y es que Ralph se pronuncia como dice el actor Reif.

El cine para el actor es su vida junto a la interpretación teatral. Emocionado señalaba que “me cuesta trabajo contar todas las participaciones que he realizado en producciones, pero he tenido mucha suerte de trabajar con actores, actrices y directores de primera categoría. Me siento afortunado de que me sigan llamando para trabajar y con nuevas personas que se abren paso. El cine es una gran herramienta para comunicar, es necesaria que exista esta comunicación con el cine porque tiene un gran poder para romper barreras. El cine europeo pasa por un maravilloso momento”.

Como actor se pone a disposición de los directores, personas que ante todo están para ayudar a los miembros del elenco. “Los cineastas deben guiar sutilmente a los intérpretes para que saquen su lado interpretativo, pero cuando yo dirijo me descubro a mí mismo y entiendo que es difícil actuar e interpretar a la vez. Siento que estoy aprendiendo aún, como director me siento como un principiante”.

The White Crow es su nueva película, un film que trata sobre la vida de Rudolf Nureyev, bailarín de ballet. “Era un personaje que estaba ávido de arte. Me atrajo desde el primer momento su historia. Fue difícil encontrar el actor para el papel, no quise poner un doble de danza, quería encontrar un actor que bailara. Tuve la suerte de encontrar a Oleg Ivenko para el papel“.

Hubo tiempo incluso para hablar de muchos de sus personajes como el de El Gran Hotel Budapest, dirigida por Wes Anderson. “No es que me considere alguien gracioso, pero Wes Anderson es un especialista. Me sentí muy cómodo con el personaje además de que le admiro como director. Lo que se ve es el trabajo de Wes, no te deja improvisar nada y consigue sacar a todos los intérpretes el máximo”. Siguiendo en la línea de personajes, Ralph Fiennes confirmó que hizo el papel de Voldemort porque sus sobrinos se lo pidieron. “Cuando llegó la posibilidad de hacer del malo de Harry Potter no conocía nada sobre los libros (entre risas). Ahora son adultos, no sé que me pedirán que haga, pero próximamente inicio el rodaje de la precuela de Kingsman y seré de nuevo M en el próximo largometraje de James Bond”.

 

 

Te gustará también

Comments

Comments are closed.