Butaca y ButacónCríticasProgramas

‘Astérix: El Secreto de la Poción Mágica’: La receta de esta pócima empieza a repetirse

0

Valoración: 3 Butacas sobre 5

Cuatro años después del estreno de aquella película llamada La residencia de los dioses, que acaparó parabienes por parte de crítica y público de medio mundo, llega a nuestras pantallas la décima adaptación animada de la serie Astérix: El secreto de la poción mágica, una cinta llamada a satisfacer los paladares de los fans de los personajes creados por Albert Uderzo y René Goscinny.

En esta ocasión, nuestros amigos Astérix y Obélix, acompañados de los aldeanos más famosos de Francia, tendrán que enfrentarse a un nuevo avatar: el druida Panoramix, tras una fortuita caída, decide llevar a cabo la búsqueda de algún druida al que poder transmitir la receta secreta de su famosa y poderosa poción mágica. Esta nueva situación pondrá patas arriba la vida de los habitantes de la única aldea gala que resiste al Imperio Romano.

 

Esta premisa, que puede sonar muy interesante, no lo es tanto a la hora de trasladarla a la gran pantalla, pues, a decir verdad, esta nueva aventura de Astérix y compañía no aporta nada nuevo a la saga. Y lo que es peor: todo suena a ya visto en anteriores entregas de la serie, tanto la de animación como la de imagen real. Las reminiscencias a películas como Astérix y Obélix contra César (desde el villano hasta la voz de Christian Clavier) no hacen sino dejar una sensación de déjà vu en la mente del espectador que merma, a cada minuto que pasa, el conjunto del metraje, haciendo que el tramo final del mismo resulte pesado y excesivamente largo. Que la evolución de la premisa inicial nos deje un conflicto sin la fuerza suficiente para que el interés del respetable se mantenga durante sus 86 minutos (que parecen 100) tampoco ayuda a que podamos valorar positivamente el regusto que nos queda al término del largometraje que nos ocupa.

Pero no se lleve las manos a la cabeza, querido lector. A pesar de su falta de originalidad y su trama poco compacta, El secreto de la poción mágica cuenta con suficientes alicientes para que el fan de los cómics se acerque al cine a visionarla, pues la diversión, aunque va perdiendo fuelle a medida que avanzan los minutos, está presente en gran parte del film. Nadie ha faltado a la fiesta: ni Astérix ni Obélix, ni Panoramix ni el resto de galos ni los piratas (que siguen naufragando cada quince minutos) ni los romanos (que siguen atacando la aldea gala sin obtener fruto alguno) ni unos adorables jabalíes que eclipsarán a la mascota de la serie por antonomasia: Ideafix. Todos ellos, acompañados de un villano con mucha personalidad y al halo de comicidad, simple pero casi siempre efectiva, que recubre la saga desde sus comienzos, hacen que los seguidores de Astérix encuentren motivos de sobra para acercarse a las salas.

 

Tampoco podemos pasar por alto el carácter feminista que ha adoptado esta nueva entrega. Aquí las mujeres adquieren más poder que nunca, tomando un papel más que notorio en el devenir de los acontecimientos narrados, desempeñando el rol relevante que pide, merece y necesita el momento histórico que vivimos actualmente. Así pues, el abanico de espectadores que comprende esta nueva película es más amplio que nunca, lo que conlleva o debería conllevar un incremento de espectadores con respecto a anteriores cintas a pesar de que la receta de esta pócima empieza a repetirse.

Te gustará también

Comments

Comments are closed.