Festival de JerezFlamencoOcio y Cultura

La búsqueda de la libertad

0

Resulta paradójico que en pleno siglo XXI el ser humano se replantee algunas cuestiones de tiempos pasados. Periodos en los que la sociedad ha pasado por diferentes estados, desde la esclavitud, la agonía o la falta de amor en determinadas dictaduras.

Las distopías nacen para reflejar esos mundos imaginarios en lo que lo más vomitivo de una sociedad hace con sus integrantes. La humillación, el automatismo y la falta de expresión de sentimientos debido a horribles seres que impiden ser libre al ser humano.

La Distopía de Patricia Guerrero nace para mostraros un mundo distópico, apocalíptico, en el que una mujer lucha en cada fase del espectáculo ante una sociedad expuesta a los automatismos, la falta de humanidad y con la necesidad de ser libre.

©Javier Fergo para Festival de Jerez

Se nota que Patricia Guerrero y Juan Dolores Caballero (director de escena y dramaturgia) han desarrollado un laborioso trabajo de investigación. Si bien ya en las novelas de George Orwell 1984 y Rebelión en la Granja, el lector se sumergía en un mundo distópico, el espectáculo de Patricia Guerrero es la viva búsqueda del ser libre, de la expresión de unos sentimientos que están secuestrados ante los monstruos de una sociedad que no permite a la mujer ser ella misma.

Vibrante, profundo y directo al corazón. El trabajo de Patricia Guerrero sobre el escenario ha sido una de las mejores representaciones que este que les escribe está viviendo en el marco del XXIII Festival de Jerez. La artista no solamente demostró su garra y fuerza sobre las tablas, se atrevió a innovar con otros estilos de música como la voz lírica de Alicia Naranjo, capaz de sumergir al espectador con una dulce melodía, en el drama de una mujer que quiere ser libre.

Un espectáculo visual, en el que las luces tuvieron mucho que decir, como el color blanco, sinónimo de pureza y en el que el estado interior de Patricia Guerrero se mostraba libre ante los oscuros de una sociedad marcada por el dolor y la incapacidad de cumplir sueños.

©Javier Fergo para Festival de Jerez

En tiempos actuales en los que parece mentira que se siga hablando de la falta de libertad de algunos aspectos de la sociedad, Patricia Guerrero ofrece a través del movimiento de su cuerpo, el tiempo vivido en una sociedad dictatorial, marcada por el físico de los hombres, su superioridad y la superficialidad, dejando la locura de la mujer y la necesidad de amar como únicas vías para prosperar.

Utopía, fuerza, amor y locura, cuatro estados que bien podrían ser los elementos naturales de una vida: sol, tierra, mar y aire, que reunidos sobre el alma de Patricia Guerrero convierten Distopía en un espectáculo único y hecho con el corazón.

 

 

Te gustará también

Comments

Comments are closed.