Festival de JerezFlamencoOcio y Cultura

Un arquitecto de emociones

0

El baile es una de las múltiples herramientas del arte que el ser humano puede aprovechar para destacar. Estamos de acuerdo en que lo importante es la expresión de los sentimientos, de las sensaciones de una melodía a través de la representación del movimiento corporal. Un baile permite al hombre o la mujer destacar, dejar de ser un desconocido. David Coria, no es ningún desconocido, lleva muchos años subido al escenario haciendo lo que mejor sabe: amar el baile.

Anónimo fue el espectáculo con el que David Coria hizo las delicias del publico asistente al Teatro Villamarta. Una propuesta original, y que permitió la mezcla no solamente del baile flamenco sino de la danza tradicional, algo de lo que David Coria entiende y mucho.

©Javier Fergo para Festival de Jerez

Perfección, armonía y talento; tres elementos que destacaron por encima de cualquier otra cosa en una noche en la que los tres cuerpos masculinos dialogaron con el público sobre el escenario haciendo vibrar las fantasías de David Coria a través de la expresión de sus sentimientos.

Eduardo Leal y Rafael Ramírez eran fueron la parte física y mental de la fantasía anónima de David Coria. Perfectamente integrados con el bailaor demostraron con dulzura, sutileza y humor, un espectáculo digno de disfrutarlo.

Todo baile debe ir acompañado de una música, un pentagrama musical que fue magistralmente interpretado por el elenco musical formado por Jesús Torres, Daniel Suárez y Sancho Almendral con un Chelo que desagarraba el alma de cualquier fría corchea. Si a la música se le añade la dulce melodía de Gema Caballero, da como un resultado una obra majestuosa, sencilla y puramente original. ¡Qué voz la de Caballero!; si algo tiene la cantaora es que le pongan lo que le pongan es capaz de seducir, emocionar y enamorar a cualquier ángel que haya caído del cielo y no sepa encontrar su destino. Cantó con el alma, la fuerza y la pasión necesaria para mantener la templanza y serenidad suficiente, en una noche en la que se subió a hombros de Coria para interpretar una deliciosa pieza.

©Javier Fergo para Festival de Jerez

El espectáculo tuvo palos de todas clases: peteneras, soleás, danza contemporánea además de ser capaz de romper la cuarta pared en algunos momentos de humor, como la falda sobre los bailaores. Y es que el flamenco, las artes permiten la exploración del ser humano en muchos aspectos, logrando que aquello que sea anónimo se grabe en el alma, y Anónimo es un ejemplo para la memoria humana.

 

 

 

Te gustará también

Comments

Comments are closed.