Butaca y ButacónProgramas

‘Crónicas de la SYFY’: La muestra feminista

0

Sólo han pasado unas horas del cierre de la 16 Muestra Syfy y ya echamos de menos la mandanga. Echamos de menos las lunas llenas, las “puertas”, los “no se oye”, los caninos (y su ya mítica rima), los “ToddAcosta”, los aplausos a Nicolas Cage cada vez que sale en los anuncios previos a las películas, el Oscar que se le negó injustamente a Sharknado, los pterodáctilos y las presentaciones de Leticia Dolera, la reina de la muestra del amor que nunca defrauda con su simpatía y sus huesitos. También echamos de menos a los invitados que nos presentaron sus cortometrajes, en especial a Itziar Castro, que nos regaló la que muy probablemente sea la mejor clausura de la Historia de la muestra. Flotando, El escarabajo al final de la calle y Cerdita demuestran que nuestro cine, sea en el formato que sea, cuenta con una calidad envidiable. Asimismo, echamos de menos las colas interminables y el buen rollo que garantiza el público año tras año. Y los Lion, que no se nos olviden los cereales Lion que nos robaron los asientos en la sesión de cierre de esta edición.

Y si hay algo que echaremos de menos, al menos hasta el próximo año, es la profesionalidad de todos aquellos que han hecho posible esta decimosexta edición y la alta calidad cinematográfica que ha caracterizado la mayoría de cintas vistas en la remesa de este 2019. Capitana Marvel, que venía con diversas polémicas, fue la encargada de dar el pistoletazo de salida. Este nuevo peldaño en el universo cinematográfico de MARVEL dejó satisfecha a la mayoría de los asistentes, tanto al fan acérrimo que no falta a ninguna cita de la marca comiquera como a espectadores menos asiduos a este tipo de cine (véase yo mismo como ejemplo). Aunque hay que reconocer que dista mucho de ser perfecta y que es mucho mejor cuando es una buddy movie que cuando es una aventura espacial, es de aplaudir que MARVEL explore nuevos caminos y huya del exceso de humor de otras propuestas. La muestra, catalogada siempre como feminista, tuvo este año más motivos que nunca para ello y la película protagonizada por Brie Larson demostró en el día previo al 8-M que las mujeres también son capaces de encabezar películas de este género.

Y el 8-M llegó repleto de propuestas sorprendentes. Con la multitudinaria manifestación feminista en las puertas del Palacio de la prensa, la jornada arrancó con la inclasificable y estimulante In fabric, una comedia negra delirante, inteligente y muy efectiva que, aunque cuenta con una segunda parte muy inferior a la primera, aúna el humor y el terror como nadie. Esta cinta de Peter Strickland, que ya había cautivado al público de San Sebastián, Sitges y Mar del Plata, no dejó indiferente a ningún espectador del festival madrileño.

Tras alucinar con In fabric, llegó el turno de Elizabeth Harvest, una adaptación moderna del cuento Barba azul que no convence de la manera que sí hace la versión de Catherine Breillat que vimos hace dos semanas en la Casa encendida de Madrid, tiene algunas buenas ideas, giros interesantes y estilo visual, pero no sabe cuándo terminar, lo que irritó a muchos de los asistentes. Y es que, por mucho que me recordara a La piel que habito en muchos aspectos y tenga un apartado técnico muy potente, el hecho de que tenga tantos finales/giros argumentales lastra un conjunto que se hace más largo que los 105 minutos que dura.

Después de esta combinación de ciencia ficción y terror, llegó la hora de ver la esperada Upgrade, dirigida por Leigh Whannell, director y guionista de algunas películas de la saga Insidious y que aquí nos propone una historia de ciencia ficción que recordará en cierta manera a la reciente Venom o a John Wick en su condición de película de venganzas y que nos muestra las posibilidades y los límites de la alta tecnología. Es mejor que no se desvele mucho sobre esta nueva producción de la Blumhouse, pero he de decir que hacía tiempo que no veía una película de ciencia ficción tan estimulante. Parece tan curioso como lamentable que una película como ésta no llegue a las salas comerciales de nuestro país.

Y después de Upgrade, que, a pesar de su irregularidad, cumplió con las expectativas, tocó elegir entre la japonesa Gintama y la española El año de la plaga. Para ser sincero, he de decir que me llamaba más la atención la española, pero me decanté por la japonesa, pues no sabía cuándo tendría la oportunidad de ver el live-action del anime. Que se proyectara en la sala 1, donde el público da todo por el espectáculo, fue un factor determinante a la hora de elegir. Lo que no sabía es que la podremos ver el mes de abril en la plataforma de cine que tengo y, sobre todo, que la película duraría 131 minutos. Teniendo en cuenta la absurdez de la propuesta y que ya existe una serie live-action de Gintama (y una secuela), veo totalmente innecesario que se incluya tanto material en una sóla película. Más larga que un día sin pan, esta hiperbólica y desprejuiciada adaptación del anime sólo podía encajar en la muestra Syfy y su inmejorable ambiente. Si hubiese durado 80 o 90 minutos, la hubiese disfrutado más, pues la locura que supone merece un visionado, pero su excesiva e injustificada duración lastra el conjunto. Aviso: Abstenerse otakus ortodoxos y espectadores que busquen buenos efectos, una fotografía decente y una trama coherente.

Llegamos al ecuador de la Muestra Syfy y el 9 de marzo pude visionar Prospect, una película de ciencia ficción pura cuyos excesivos tecnicismos y su carácter preponderantemente verborreico no empañan un film que cuenta con un aspecto visual notable y que mantiene el interés en la mayoría de su metraje. Su tempo pausado (que supuso el rechazo de espectadores acostumbrados a otro tipo de cine), su aspecto visual y el hecho de que estuviera protagonizada por una pareja de personajes en el espacio me recordó a la fantástica High life. Aunque no llegue al nivel de ésta, es de agradecer a los programadores que nos trajeran este film.

Y si hablamos de tempo pausado, no nos podemos olvidar de Dragged across concrete, la nueva película de S. Craig Zahler, director de películas que ya han pasado por anteriores muestras: Bone Tomahawk y Brawl in Cell block 99. Tal vez sea porque la sala no era la adecuada para el film o que el film no era el más adecuado para un evento como la Muestra Syfy, pero en el ambiente se respiraba un tedio del que me contagié sin cura posible. Que la película durara 160 minutos (algo que nunca me ha supuesto ningún impedimento para disfrutar de una película),  que estuviera llena de diálogos sin interés y que no exista en toda la película ningún tipo de elipsis tampoco ayudó a que entrara (ni el que escribe ni las decenas de espectadores que abandonaron la sala a lo largo de la proyección) en un film aséptico, reiterativo y realmente soporífero. Espero disfrutarla más en futuras revisiones.

La que sí disfruté totalmente fue Nación salvaje, a ojos de quien escribe la mejor película de la edición de 2019 y todo un acierto en la edición más feminista que se recuerde. Esta mezcla de Sofia Coppola, Harmony Korine y James DeMonaco  es una radiografía de nuestra sociedad que hace hincapié en las nuevas tecnologías y la violación de la intimidad que éstas conllevan. Cuando forma y fondo combinan y conviven como en esta cinta, no hay otra opción que rendirse a la calidad e importancia de Assassination nation, una película llamada a ser recordada durante mucho, mucho tiempo. Su mensaje feminista, mucho más impactante y creíble que el de Capitana Marvel  es tan directo y certero como los disparos de las protagonistas.

Y la calidad no descendió al día siguiente. La última jornada nos trajo un anime llamado Quiero comerme tu páncreas, cuyo nombre echará para atrás a quien se lleve a engaño. Esta cinta de animación, llamado a continuar el exitoso sendero de otros romances nipones como la reciente Your name, emocionará a quien se deje llevar por esta atípica historia de amor entre un estudiante introvertido y una joven a la que le queda poco tiempo de vida. El giro final tal vez no convenza a muchos, pero sus últimos minutos hará que más de uno (entre los que me incluyo) necesite un pañuelo. Otro gran acierto de la Muestra Syfy y su diversidad.

Y si hablamos de diversidad, un buen ejemplo de ello es Diamantino, un satírico y apócrifo biopic del futbolista más famoso del mundo que funciona perfectamente como biopsia de nuestra sociedad, reflejando la superficialidad y apatía del mundo en el que vivimos. Sus éxitos en los festivales de Cannes o Sitges y su nominación a mejor comedia en los Premios de cine europeo son más que merecidos. Su hilarante historia combina humor y crítica social de manera efectiva y muy interesante.

La que no resultó tan interesante pese a sus aciertos técnicos fue Hell is where the home is, un home invasion poco original pero entretenido. A pesar de la multitud de decisiones evitables que tiene, sus escenas sangrientas y sus momentos divertidos hacen de este film una muy digna propuesta de un evento como la muestra Syfy.

Pero si hay una película que carece de interés y originalidad es Escape room. Previsible de principio a fin,este producto meramente comercial toma elementos de La habitación de Fermat, Saw, Cube, Hostel, 1408 y mil referentes más sin llegar a la altura del betún de ninguno de sus precursores. Llena de deus ex machina, las escenas se suceden como pantallas de un videojuego cuyo guion está tan medido que es imposible que el espectador se meta en la historia. Totalmente prescindible.

Pero a pesar de su decepcionante final, la muestra Syfy nos ha dejado momentos tan épicos que es imposible no echar de menos una de las mejores experiencias cinéfilas que nos aguardan en Madrid año tras año. Sólo queda reiterar el agradecimiento a todos los que han hecho este sueño posible y contar los días que quedan para volver a escuchar CA-NI-NO (y lo que sigue). ¡VIVA LA MUESTRA SYFY!

 

 

MI TOP 5

 

He aquí mi TOP 5 de la Muestra Syfy 2019:

 

  1. NACIÓN SALVAJE (4 butacas sobre 5).
  2. QUIERO COMERME TU PÁNCREAS (4 butacas sobre 5).
  3. UPGRADE (3 butacas y media sobre 5).
  4. IN FABRIC (3 butacas y media sobre 5).
  5. DIAMANTINO (3 butacas y media sobre 5).

 

 

 

 

Te gustará también

Comments

Comments are closed.