Butaca y ButacónCríticasProgramas

‘Escape Room’: el objetivo es sobrevivir

0

Valoración: 2´5 Butacas sobre 5

No es extraño ver como hoy en día se comienzan a incorporar nuevos conceptos propios de la sociedad actual en la gran pantalla, siempre con intención de llegar a más público, y así, sacar el mayor beneficio posible. Este es el caso de esta nueva entrega Escape Room y que refleja claramente el resultado de ese intento de querer innovar, con dudoso éxito.

La película nos presenta una trama donde  6 personajes diferentes se encuentran inmersos en una nueva experiencia, la Escape Room,  a la que habrán sido invitados y no sabremos el por qué hasta casi finalizada la cinta. Se les encerrará en una habitación donde deberán resolver una serie de rompecabezas con el fin de conseguir escapar, algo a simple vista inofensivo pero que se complicará en el momento en el que el juego comience, poniendo al límite a cada uno de ellos (al más puro estilo Saw o Cube). Se deberán tomar decisiones y no será nada fácil. El instinto de supervivencia es la clave y se romperá con esa creencia  de “solo sobrevive el más fuerte”.


Debido al contexto en el que nos encontramos, la puesta en escena intenta crear un ambiente angustioso y de incertidumbre (en ocasiones efectivo),  ya que la película acaba siendo previsible y termina por provocar una total falta de empatía hacia ningún personaje, pues en los primeros minutos sin apenas darte cuenta, (sin querer o queriendo) te desvelan lo que va a terminar por ocurrir, un flashforward innecesario y que termina por destripar la hora y media que dura el largometraje.

Aun así, podemos tacharla de interesante pues mantiene esa duda constante en el espectador, aunque luego decepcione (o no) el desenlace. Además, otro aspecto a destacar es la actuación de Logan Miller (Ben) (conocido por la serie The Walking Dead) cuya participación dentro de la historia no pasa desapercibida. Igualmente, el reparto en su totalidad nos muestra nuevas estrellas que intentarán a partir de ahora hacerse ver dentro de la industria, como es el caso de Taylor Russell (Zoey) y que hasta ahora habían pasado inadvertidas.

No era ninguna sorpresa que un concepto como este quedase demasiado grande, no por la complejidad del mismo, sino por su falta de consistencia y de peso, no es algo que pueda dar mucho de qué hablar. Pese a eso, Escape Room se adapta lo mejor posible a su definición y podríamos incluso decir que es lo mejor que podría haberse hecho, por ello, animamos a que si realmente eres alguien curioso y quieres comprobar el resultado, deberías darle una oportunidad.

Te gustará también

Comments

Comments are closed.