Butaca y ButacónCríticasProgramas

‘El Doble Más Quince’: El abandono de la soledad

0

Valoración: 4 Butacas sobre 5

Resulta paradójico que en pleno siglo XXI, con la cantidad de nuevas vías accesibles que existen para la comunicación, la sociedad se sienta cada vez más solitaria. Redes sociales o chats son los principales canales que hay actualmente para que sus usuarios puedan publicar sus respectivos contenidos en búsqueda de una felicidad artificial que nunca llegará.

El Doble Más Quince es un ejemplo cinematográfico que plasma la realidad de dos personas que se sienten solas. Vacías en un mundo que cada vez presta atención a otras cosas, sin tocarse, sin sentir, e incluso sin ser capaces de mantener una conversación interesante.

Mikel Rueda dirige este drama romántico protagonizado por Maribel Verdú y Germán Alcarazu, en el que sus dos protagonistas son el fiel reflejo de la infelicidad, la soledad y la necesidad imperiosa de sentirse realizados y felices en un mundo que parece que cada vez más les da la espalda a los valores.

La historia se centra en dos personajes con una amplia diferencia de edad y que después de conocerse a través de un chat de sexo, deciden quedar para  conocerse. Inseguridades, miedos, dramas, los dos intérpretes están sublimes en una película realizada con el cariño y talento de un director que trata temas humanos.

Los tres vuelven a colaborar después de haberlo hecho en el cortometraje Caminan del realizador vasco, un trabajo del que nació la historia de la que les hablo aquí y que llegará el próximo otoño a las pantallas para instalarse en el corazón del espectador.

Otro de los aspectos positivos de la película es el cáliz de los problemas que se dan entre los personajes. La economía de una madre que trata de llegar a fin de mes, la falta de chispa en el matrimonio o la situación laboral de los jóvenes. Germán Alcarazu hace gala de una interpretación que le hará llegar más alto con el tiempo, un joven actor que demuestra sensibilidad a una situación por la que atraviesan muchos de los jóvenes con los que pasa tiempo día a día.

Maribel Verdú vuelve a estar formidable en un drama romántico que con solamente su mirada y sonrisa, ya es capaz de seducir incluso a cualquier pantalla, un papel tan hermoso como directo al alma.

Rodada en Bilbao, la ciudad mágica del norte, Mikel Rueda ha sabido usar los planos de la hermosa localidad vasca para que sea un elemento más además de presentarnos la historia desde tres ángulos diferentes: el de ella, el de él y el de los dos, como ese espejo del coche en el que los dos protagonistas se van reflejando a lo largo de sus diferentes conversaciones.

El Doble Más Quince es un ejercicio real de cine, una historia tan emotiva como dulce, en la que los seres humanos buscamos romper con nuestra soledad para ser felices con alguien que nos haga sentir persona.

 

Te gustará también

Comments

Comments are closed.