Butaca y ButacónCríticasProgramas

‘An Accidental Studio’: Cinefilia de calidad

0

Ay, los documentales. Esas piezas tan infravaloradas que muchas veces no sabemos apreciar como se merecen. En ocasiones, los cinéfilos dejamos de lado estas obras tan enriquecedoras para sumergirnos en la ficción más extrema con tal de salir de nuestra burbuja de realidad. Sin embargo, deberíamos de prestarle atención también a los documentales, y más a documentales que son puro cine como es el que nos atañe aquí en este momento: An Accidental Studio.

An Accidental Studio es un documental dirigido por Kim Leggatt, Benjamin Timlett y Bill Jones, que nos relata la historia de uno de los estudios más breves y exitosos de los años 80: HandMade Films, la productora creada por el ex Beatle George Harrison. En el documental, nos relatan cómo fue la experiencia de crear algunas de sus cintas más conocidas, como La vida de Brian o Los héroes del tiempo. Vamos, todo un placer para cualquier cinéfilo que se precie de serlo.

Hay una cosa muy positiva que tiene el documental, y esa es la utilización de los grandes protagonistas de ese estudio y esas películas para la obra. Durante todo el visionado, podrás ver a caras tan conocidas como las de Terry Gilliam, Richard E. Grant, Michael Caine o incluso Helen Mirren, que aportan su granito de arena para hablar de una HandMade Studios apenas recordada en estos tiempos.

Por otro lado, An Accidental Studio es un trabajo muy sincero, verdadero y realmente enriquecedor, ya que no para de contarnos historias sobre cómo surgieron las distintas producciones y las diferentes discusiones o enfrentamientos que hubo a lo largo de esos años. El documental no tiene ningún miedo a mostrar la realidad del estudio y de sus participantes, algo muy digno de agradecer. Además, tiene un pro muy particular que hay que reconocerle: cualquier tipo de cinéfilo puede echarle un ojo.

Desde los que vivieron la época de Lock and Stock hasta los que no han visto ninguna película de Terry Gilliam, cualquier espectador puede visionar An Accidental Studio y encontrará en él un una obra enriquecedora a la par que entretenida y divertida. ¿Un inconveniente? A pesar de que el documental logra su objetivo con creces, la narración no se nota orgánica ni natural, y llegas a pensar un momento que la acción va a trompicones, desordenada y sin un punto establecido, haciendo que en ciertos momentos no llegue a lograr el calor del espectador.

Como conclusión, se puede decir que An Accidental Studio es un visionado obligatorio para cualquier cinéfilo (y, en especial, si eres seguidor de las cintas del estudio, no sé cómo no la estas viendo en este momento). Un documental entretenido, con ciertos momentos de verdadera comicidad, sincero y honesto, aunque no termina de agradar al público al completo debido a su falta de ritmo hacia el final de la película.

Te gustará también

Comments

Comments are closed.