“Susanismo y libertad de expresión”

Anda mucha gente del PSOE-A mosqueada por el uso de las redes sociales. Por lo visto disgusta las cosas que escriben muchos militantes cabreados por poner patas arribas a su partido para poner a Rajoy como presidente del Gobierno, en contra como sabe todo el mundo, de lo prometido por activa y por pasiva en campaña. No está bonito por lo visto que un militante exprese su opinión en público (más bien que no sea coincidente con lo que quieren leer). Sin embargo algunos de estos gerifaltes corrieron raudos y veloces a defender el innegable derecho a la libertad de expresión del señor Fernández Vara, con campañas (en redes, sí) incluidas cuando empezaron públicamente a asomar la patita de lo que iban a hacer.

Pero es que en el colmo del cinismo los mismos que afean el decir algo malo de algún dirigente (o sea, de ellos) han tenido a medios de comunicación insultando a sus rivales internos. ¿Qué actitud contra el PSOE y su secretario general han tenido el matrimonio Ferreras-Pastor? Ha sido de un acoso sin precedentes, constante. A nadie escapa la campaña “no votes al PSOE, ya que son la misma mierda que el PP, mejor vota a Podemos” que Ferreras ha hecho desde La Sexta, para luego apoyar precisamente a los “socialistas” que auparon al PP al Gobierno. ¿Saben donde está la hermana de la señora Pastor? Colocada en la Junta de Andalucía como jefa de prensa de la doña, todo muy normal. ¿Y qué decir del Grupo Prisa? A casi nadie escapa los lazos que unen a dicho grupo empresarial con el felipismo, pues El País llegó a decir en un editorial que el señor Sánchez era un “insensato sin escrúpulos”, entre otras lindezas. Descripción que contrasta con la acogida agradable al señor Fernández como presidente de la gestora, en la que todo eran halagos. Esta forma de ejercer el periodismo y a pesar de suprimir la edición andaluza de dicho diario, ha sido merecedor de la Medalla de Oro de Andalucía para Antonio Caño, el director del diario de Prisa.

Este rechazo al uso de las redes sociales podría ser debido a una petición de respeto y cordura, pero no es el caso de los que “cortan el bacalao”(otros muchos sí reclaman sinceramente no tirarse los trastos) ya que solo hay que ver cómo se las gastan sus paniaguados en twitter o a quién han colocado como subdirectora de El Socialista, a la tal Martu Garrote, dedicada a la anticampaña constante hacia la figura del señor Sánchez tanto ayer como hoy. Ahora se pide mesura, antes libertad de expresión y siempre el uso de la ley del embudo, del tamaño del Cañón del Colorado para unos y del ojo de una aguja por el otro.

No es la libertad la que combaten, nadie lo hace. A lo sumo, como diría aquel, la libertad de los demás. ¿La queremos como privilegios de unos o como derecho de todos? Mejor como derechos de todos y de frente, sin usar a periodistas mercenarios que hagan el trabajo sucio. Para qué escribir o decir algo cuando tienes a tantos a sueldo enfangándose por ti y que te hagan quedar de limpia y digna, ¿verdad?

 

Comentarios en Facebook