pedro-congreso.jpg?fit=1200%2C798

Pedro Sánchez ha sido oficialmente ‘entronizado’ este domingo como líder del PSOE en la clausura del 39° Congreso Federal del partido.

El fin de semana ha sido un ‘paseo militar’ para el secretario general. En el congreso se decidía la nueva configuración del partido: la Comisión Ejecutiva, el Comité de Ética y Garantías, los miembros del Comité Federal -máximo órgano entre partidos- y el rumbo político de la nave socialista para los próximos años.

Sánchez ha optado por formar una ejecutiva casi exclusivamente con gente de su confianza. De las 49 personas que integran la dirección destaca Patxi López, candidato en las primarias, como externo a la corriente sanchista.

La provincia de Cádiz ha conseguido una ‘exigua’ representación en los renovados órganos socialistas.

En el Comité de Ética y Garantías estará el exsenador Rafael Román. En el Comité Federal -formado por 132 personas- se sentarán la presidenta de la Diputación, Irene García, Juan Cornejo y Fran González. Y en la ejecutiva, integrada por 49 miembros, estará la sanchista María Jesús Castro como secretaria ejecutiva de Mayores.

Las caras más visibles de esta nueva jefatura socialista son algunos de los personajes más fieles a Pedro Sánchez.

Adriana Lastra, diputada por Asturias es la nueva vicesecretaria general. José Luis Ábalos, diputado por Valencia, el nuevo secretario de Organización y el encargado de las labores de portavocía será el alcalde de Valladolid, Óscar Puente. La presidenta del PSOE pasa a ser la exministra Cristina Narbona.

Los propuestos por Sánchez para el Comité Federal y la ejecutiva han conseguido un 70% de los votos de los delegados. En ambas votaciones casi 300 delegados han votado en blanco.

Sánchez ha estado arropado en el acto de clausura del congreso, que ha tenido lugar en el pabellón 3 de Ifema en Madrid, por unas 8.500 personas según la organización.

El discurso del secretario general ha mostrado la hoja de ruta que pretende emprender desde ahora. Al comienzo de su intervención ha hecho un guiño al 15-M: “Quería dirigirme a los que hace seis años, en la Puerta del Sol, se concentraron para decir ‘no nos representan’. Quiero decir que ese mandato de regeneración aún insatisfecha pronto va a llegar. Los socialistas vamos a trabajar unidos con ellos”.

Sánchez también ha mostrado su intención de derribar al PP: “Nosotros solamente competimos contra el Partido Popular. Voy a trabajar sin descanso porque haya una mayoría parlamentaria alternativa que acabe con esta etapa negra del Gobierno del PP”.

Posteriormente ha anunciado que durante las próximas semanas crearán en el Congreso un espacio de coordinación parlamentaria con el resto de fuerzas del cambio para “desmantelar” la acción legislativa del Gobierno del PP y empezar a construir una alternativa parlamentaria en el Congreso.

El secretario general ha expresado también que está “a favor de España y del catalanismo” aunque “no apoyaremos el referéndum independentista. Defendemos esa vieja idea que decía que España es una nación de naciones con una única soberanía que es la del conjunto de todos los españoles”.

Precisamente en la jornada del sábado el partido aprobó reconocer a España como un Estado plurinacional. La enmienda que se oponía a este reconocimiento fue rechazada con rotundidad: 41 votos a favor por 165 en contra.

La clausura ha contado con importantes ausencias. Previstas estaban las de los expresidentes Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero y también la de Alfredo Pérez Rubalcaba.

Menos esperada ha sido la de Susana Díaz, que participó en gran parte de la jornada del sábado pero que ha decidido no asistir a la coronación de su adversario.

Para finalizar, todos los asistentes han cantado, puño en alto, la Internacional.

gran-via.jpg?fit=1200%2C1193

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha adelantado el futuro proyecto de remodelación de la Gran Vía en el Debate sobre el Estado de la ciudad de Madrid que se está celebrando en la mañana de este jueves, 25 de mayo, en el salón de plenos del Palacio de Cibeles.

El nuevo proyecto de la Gran Vía planteará la ampliación de las aceras, la potenciación de la vegetación, así como la reducción y reordenación de los carriles para crear un sistema de movilidad donde se integre la bicicleta con el resto del tráfico rodado.

De esta forma, en el tramo de la Gran Vía entre la plaza de Cibeles y la de Callao, la bicicleta convivirá con el resto de los vehículos en los ciclocarriles 30, quedando la calzada dividida en cuatro carriles. Sin embargo, en el tramo entre la plaza de España y la de Callao, los ciclistas contarán, en sentido subida, con un carril bici independiente del resto de los vehículos, dada la pendiente de la calle. De este modo queda este tramo con cinco carriles ya que en sentido bajada hacia plaza de España, las bicicletas compartirán calzada con otros vehículos.

Proyecto de la futura Gran Vía de Madrid. (Foto: Ayuntamiento de Madrid)

Además, el proyecto contemplará la reordenación de los carriles para autobuses y taxis, así como las áreas para carga y descarga, residentes y acceso a los aparcamientos de la zona.

Tal y como ha indicado Carmena, las obras de remodelación empezarán en enero del próximo año 2018, justo después de las navidades y su duración prevista será de unos 8 meses de tal forma que en otoño de 2018 ya se podría disfrutar de la nueva Gran Vía. Paralelamente se van a remodelar las seis plazas del entorno de Gran Vía con un concurso ya en marcha a través del Ministerio de Fomento.