#Ahora

En profundidad

vale.jpg?fit=1200%2C799
Jaime Álvarez09/04/2017

Tras superar un cáncer de colón, convivir con una leucemia crónica y soportar 63 sesiones de quimioterapia, Francisco Javier Pérez-Luna, es conocido por el personal del Hospitral de Jerez como 'El Inmortal'. Allí asesora y transmite a otros pacientes su experiencia desde que es miembro de la Asociación de Española contra el Cáncer, a pesar de que todo parece indicar que "el bicho", como él lo llama, "se está despertando".

Noelia-Vera-principal-luz.jpg?fit=1200%2C800
Jaime Álvarez17/03/2017

Pie de foto: Noelia Vera durante la entrevista con LAFM / Arturo Valencia

Noelia Vera (Cádiz, 1985) es diputada de Unidos Podemos por la provincia de Cádiz y secretaria de Participación de la formación morada desde su segunda Asamblea Ciudadana (Vistalegre II). Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, hizo prácticas como corresponsal de la Agencia EFE en Buenos Aires, pasó por los informativos de CNN+ o Telemadrid y fundó Hemisferio Zero, un medio digital especializado en información internacional. También ha presentado Tuerka Actualidad en Público TV. Atiende a LAFM en su despacho del Congreso de los Diputados.

laFM: El secretario general de su formación, Pablo Iglesias, ha participado en una concetración frente a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) para protestar por la gestión de los astilleros; una protesta convocada por los comités de empresa de Navantia. Hace unas semanas saltaron al debate público Navantia y Podemos por la emisión de una edición del programa Salvados, de La Sexta, en el cual se abordaban las relaciones comerciales entre España y Arabia Saudí. Han estado en el disparadero porque el alcalde de Cádiz, José María González ‘Kichi’, declarado antimilitarista y pacifista, ha bregado por la consecución de un contrato para Navantia de cinco corbetas de guerra que van a ser vendidas a Arabia Saudí. ¿Qué opina de este tema?

Noelia Vera: Tenemos que luchar por trabajar en alternativas para el sector naval. En primer lugar yo creo que lo que tenemos que hacer es proponer que el sector naval sea considerado un sector estratégico a nivel estatal, no solamente los astilleros gaditanos, sino los gallegos o murcianos, para que realmente vuelva a ser un sector puntero para la industria española. Pensamos que tenemos que proponer otra serie de contratos para no tener que vernos sometidos al chantaje -al que no nos vemos sometidos desde Podemos, sino los trabajadores y trabajadoras- de ‘o fabricas armas de guerra o no tienes para comer’. La cantidad de puestos de trabajo que generan los astilleros para la provincia de Cádiz es importantísimo y lo que tenemos que hacer son políticas alternativas que garanticen una carga de trabajo estable, que busquen nuevos modelos productivos. Los astilleros están formados por mucha gente muy capaz, muy preparada profesionalmente. Además tenemos unas infraestructuras que durante años fueron las más importantes prácticamente de toda Europa.

Vera durante un momento de la entrevista. (Foto: Arturo Valencia)

En la provincia tenemos unas condiciones climatológicas que son envidia del resto de Europa con gran cantidad de horas de

sol, viento, mar, con lo cual esa fuerza de trabajo también se puede plantear para que se fabriquen energías renovables, hay que rejuvenecer las plantillas, hay que trabajar por que los cursos de formación sean con títulos homologados al final y hay que hacer un plan industrial que vuelva a poner al sector naval en el centro de la noticia, que lo vuelva a poner como un sector estratégico a nivel estatal y que deje de depender así de forma paulatina de la industria militar, que es lo que ninguno queremos. No es incompatible defender los derechos humanos con defender la carga de trabajo en astilleros. Pero esos contratos hay que pelearlos y para eso hay que estar en el Gobierno. En nuestro caso somos oposición, tenemos que instar al Gobierno a que busque otro tipo de negocios, que sean buenos para España pero también con los derechos humanos del mundo.

laFM: Claro pero sin estar en el Gobierno, desde la Diputación de Cádiz, Por Cádiz sí se puede e Izquierda Unida votaron la moción socialista para sacar adelante con más rapidez estos contratos. Desde vuestro grupo sí que buscáis eso con ansia.

N.V. : Lo que buscamos con ansia es trabajo para los vecinos y las vecinas de Cádiz que llevan en el paro demasiados años. La miseria que se ha instalado en Cádiz es muy grande, tenemos casi un 40% de desempleo, es la provincia con más paro de toda Europa, entonces la situación es de máxima urgencia. Eso es lo que intentamos solucionar. Si en este caso lo que se plantea por parte del Gobierno es un contrato de cinco corbetas, desde luego nosotros no nos vamos a negar, porque nuestro deber es defender el futuro y la dignidad de nuestra gente. Pero, como te decía, nuestro trabajo también es garantizar el respeto a los derechos humanos y para eso hay que hacer propuestas políticas que insten al Gobierno a que lo hagan. En ese sentido nosotros lo que hemos presentado ha sido una propuesta, un nuevo plan industrial, para que tenga en cuenta todas estas medidas que te he citado anteriormente. Lo que no vamos a hacer, desde luego, es darle la espalda a los trabajadores y las trabajadoras de Cádiz, que viven con un 40% de paro, y eso no se entiende en el resto del país de la misma forma porque no se sufre de la misma forma. Nosotros desde luego, como representantes gaditanos, tenemos esa obligación. Pero el ansia no es traer esos contratos, el ansia es buscar una salida política al hambre que hay en Cádiz.

laFM: ¿Entiende que puede peligrar la credibilidad de Podemos por defender en la oposición un discurso pacifista y luego cuando está ejerciendo labores de gobierno sale con esto?

N.V. : Es que ese contrato no depende de José María González…

laFM: Sí, pero lo pelea mucho.

N.V. : Bueno, te respondo. Ese contrato no depende del Ayuntamiento de Cádiz. Ese contrato depende de la SEPI y del Gobierno. Si la gente piensa que un alcalde, tanto de Puerto Real, como de Cádiz, como de cualquier municipio de la bahía, puede hacer algo en contra o a favor de ese contrato se equivoca, porque no es así. Ahora bien, nuestro posicionamiento como te decía, y te vuelvo a repetir, es la defensa de los trabajadores y de las trabajadoras de Cádiz y todas las políticas que luchen contra el desempleo en la provincia. Nosotros no queremos fabricar buques de guerra pero es lo que ahora mismo se nos pone sobre la mesa. En ese caso no nos vamos a negar, lo que tenemos que hacer es, y repito, trabajar por propuestas que busquen un plan industrial y un sector naval que haga otro tipo de contratos y trabajos que son sostenibles y buenos para el resto de la ciudadanía como es, por ejemplo, aprovechar todas nuestras condiciones climatológicas para fabricar piezas y sistemas de energías renovables. Eso se puede hacer y no se está haciendo porque al Gobierno no le conviene: le conviene llevarse bien con determinados países y hacer ciertos negocios. Estamos en contra de eso. Pero eso lo trabajaremos de otra forma desde nuestra posición de oposición parlamentaria como es en la que nos encontramos en el Congreso de los Diputados. Pero desde luego la responsabilidad de esto, tanto de una cosa como de otra, de la buena y de la mala, no la tiene el alcalde de Cádiz porque es una competencia estatal.

Vera en un momento de la entrevista. (Foto: Arturo Valencia)

laFM: Uno de los principales caballos de batalla de su partido en Andalucía, que afecta directamente también a la provincia de Cádiz, es la ampliación del gasoducto y la construcción de un almacén de gas en las inmediaciones de Doñana por parte de Gas Natural-Fenosa. ¿Qué opina de este tema?

N.V. : Estamos rotundamente en contra. Las asociaciones ecologistas son las que están desde hace muchos meses en las zonas colindantes de Doñana porque esto puede traer una repercusión medioambiental negativa no solamente para la zona, que está considerada además parque natural, sino para las poblaciones que se encuentran alrededor. Esto puede poner en riesgo la vida y la salud pública de las poblaciones que están alrededor cuando además no es necesario. Como bien sabes, es almacenaje de gas, tenemos suficiente gas y esto no es necesario hacerlo. Lo que se está haciendo, como siempre, es especular por parte de las empresas energéticas para generar negocio. Pero en este caso no son necesarias, porque no necesitamos acumular, y además el impacto medioambiental en la salud pública puede ser grave. Deberían hablar con las asociaciones de la sociedad civil, con Greenpeace y con todas las asociaciones que están haciendo el trabajo de oposición con respecto a este tema. Pero desde luego [nuestra posición] va a ser acompañarles a ellos y estar a su lado.

laFM: Gas Natural, en cambio, garantiza la seguridad de este proceso.

N.V. : Gas Natural puede decir muchas cosas. La letra pequeña no nos la da. Yo me fío de la gente que valora el impacto medioambiental de algo de esas características y, como bien dicen ellos, ni es necesario porque no necesitamos almacenar ese tipo de gas y además estamos hablando de una reserva que es natural, que está protegida. Es un espacio donde, como bien sabes, la fauna y la flora necesitan una protección específica y desde luego no es el sitio para almacenar gas.

laFM: ¿Si alcanza Podemos el Gobierno, tanto en la Junta [de Andalucía] como en el Gobierno central, este proceso quedará eliminado?

N.V. : Sí, por supuesto.

laFM: ¿Y qué garantía puede ofrecer Podemos después de defender una cosa, en el tema anterior de las corbetas, para luego, una vez en el Gobierno, lanzarse a por el contrato?

N.V. : Es que estás hablando de cosas que no tienen absolutamente nada que ver….

laFM: También entra en conflicto la credibilidad.

N.V. : No, bueno, eso lo dice usted. No lo digo yo. Eso es una cosa completamente diferente. Lo primero estábamos hablando de generación de puestos de trabajo, que no tiene nada que ver. Si Podemos está en el Gobierno lo que va a hacer es aprobar un plan industrial, y vuelvo a repetir, que garantice que haya una carga de trabajo estable, sostenible, que respete el medio ambiente y que ponga en valor el trabajo de los trabajadores y de las trabajadoras de la provincia de Cádiz, de Galicia y de Cartagena, que es donde hay astilleros. Eso es un tema. Por otro lado, lo que me preguntas, no sé dónde falta la credibilidad aquí, lo que estamos diciendo es que no hacen falta espacios de almacenamiento de gas porque ya hay gas suficiente y además, si hubiese que hacerlo, desde luego no [lo haríamos] en una reserva natural que está protegida por las instituciones de la Unión Europea.

laFM: Hace unos días, Pablo Iglesias visitó a Andrés Bódalo, que es exconcejal de Jaén en Común y miembro del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), en el centro penitenciario de Jaén. Bódalo está allí porque ha sido condenado a tres años y medio de prisión por haber agredido en 2012 al que fuera teniente de alcalde de la localidad de Jódar. ¿Por qué acudió Iglesias a verle?

N.V. : En primer lugar, porque es un compañero de Podemos desde hace mucho tiempo y del SAT. En segundo lugar, porque es completamente injusto que esté ahora mismo en prisión cuando hay personajes públicos del PP, del PSOE, de la Casa Real que acumulan cargos por casos de corrupción y están en la calle. Sin embargo, nuestro compañero Bódalo, conocido sindicalista, manifestante y luchador por los derechos de los trabajadores y de las trabajadoras y de los jornaleros de Andalucía, está en prisión por una cosa que, bueno, hay pruebas que demuestran que no tiene nada que ver con la acusación que se le hace. Entonces, en primer lugar por una cuestión humana, es un compañero, en segundo lugar porque estamos pidiendo que se le deje en libertad y en tercer lugar porque teníamos que escuchar también cuál es su situación dentro. Lo que decían Bódalo y Pablo y Diego Cañamero cuando salieron de la visita: ‘en esta cárcel hay 3.000 personas y ninguna es rica, todo son pobres’. Para nosotros es muy significativo y queríamos verle.

Un cartel donde se lee “Libertad Andrés Bódalo” colgado en el despacho de Noelia Vera. (Foto: Arturo Valencia)

laFM: O sea, critican la decisión judicial de haberle condenado a tres años y medio.

N.V. : Estamos luchando, de hecho, para que se tomen medias al respecto, sí.

laFM: No obstante, sí que es cierto que Bódalo ha sido condenado en más ocasiones. Ha tenido otros encontronazos y ha sido imputado en otros asuntos.

N.V. : Sí, por defender los derechos de los trabajadores y de las trabajadoras y defender la dignidad de la gente en este país que no tiene dinero, que es humilde y que está luchando por sus derechos y por recuperar la vida digna que debería tener y que le debería garantizar el Estado.

laFM: En 2002, Bódalo fue condenado porque, acompañado de unos sindicalistas en una huelga general, entró en una heladería para evitar que abriera. Una de las trabajadoras, se llama Eva Rico, decía esto de los incidentes que allí acaecieron, según palabras textuales en La Marimorena de 13TV: “Venían con palos, rompían el mobiliario de la calle, arrojaban las mesas y sillas a la carretera […] me cogieron de la camisa, del cuello […] me zarandeaban, me insultaban.” Era una mujer que estaba embarazada de seis meses. ¿Qué opina?

N.V. : No me consta esto que me estás diciendo. En todo caso, encantada de hablar con ella. Lo que estamos hablando es de la defensa de nuestro compañero Bódalo, que está ahora mismo en prisión por defender los derechos de los trabajadores del campo y porque se ha visto envuelto en una sentencia que, desde luego, no corresponde y además es injusta cuando estamos hablando de un país en el que está en la calle la gente por robarnos todo el dinero que nos están robando y que garantizarían que tuviésemos unos derechos sociales garantizados. En este caso en concreto no sé de qué me estás hablando, lo tendría que hablar con ella y, cuando hablara con ella, te podría dar una respuesta. De momento es primera noticia lo que me estás diciendo así que no te voy a dar una opinión, obviamente.

laFM: También fue condenado por un asalto en 2010 en la Consejería de Agricultura -yo se lo comento para que lo sepan nuestros oyentes- y en 2012 hubo también un incidente en una conferencia de un diputado de Amaiur, Sabino Cuadra. No sé si [tiene] algún comentario más al respecto.

N.V. : Ya te he dicho todo lo que te tenía que decir de Andrés Bódalo.

laFM: La semana pasada hubo también mucha polémica porque la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) emitió un duro comunicado contra Podemos argumentando que había muchas presiones de tu partido a periodistas. Como licenciada en Periodismo ¿qué opinas al respecto?

N.V. : Me llama poderosamente la atención, precisamente porque soy una periodista que lleva en política muy poquito tiempo. He pasado por muchos medios de comunicación importantes tanto privados como públicos de este país y sé lo que es estar en una redacción y sé lo que es recibir presiones y sé lo que es ir a cubrir una rueda de prensa sin preguntas y sé lo que es que un expresidente, llamado Aznar, le meta un bolígrafo en el escote a una periodista y sé lo que significa investigar sobre empresas que pagan la publicidad de grandes medios de comunicación y, en definitiva, sé también los derechos laborales violados de los medios de comunicación, sé el soporte de las redacciones a través de becarios y de becarias, sé que los corresponsales de guerra tienen unas condiciones laborales y de seguridad bastante en tela de juicio y sé que tenemos una televisión y una radio pública que acumula informes de los consejos de informativos sobre casos de manipulación, de censura y de desinformación. Así que, en ese sentido, me llama poderosamente la atención, no solamente a mi, sino a muchos colegas periodistas independientes de otros medios de comunicación que se están

Vera habla con laFM en su despacho del Congreso de los Diputados. (Foto: Arturo Valencia)

sorprendiendo de decir ‘bueno ¿y cuándo se va a hablar de verdad de los problemas que tiene el derecho a la información en este país?’, hablando de un país que, además, tiene una ‘Ley Mordaza’ aprobada que lo primero que hace es silenciar y poner dificultades en el trabajo de los periodistas. Así que mi opinión es un poco con el alma en las dos partes, de sorpresa en un principio y, por otro lado, de decir ‘bueno, pues ya que se ha puesto el debate en la agenda mediática pues demos un paso más y hablemos de verdad de los problemas que tienen los periodistas’, que son graves y atentan a un derecho que está recogido en la Constitución, que es el derecho a la información.

laFM: O sea que no descartas que eso que denuncia la APM haya podido pasar a ciertos periodistas.

N.V. : No, yo no he dicho eso. Yo lo descarto porque conozco a mi formación y sé que esto no se está dando. Nosotros lo que decimos es que, en un primer lugar, nos hubiese gustado que nos explicasen qué pasa antes de enterarnos por un comunicado de la APM. Ver qué pasa, si hay algunos compañeros que tienen ciertas opiniones que nos la den y, si hay que pedir perdón y hay que mejorar, se hace. Por mi parte, confío en mis compañeros bastante porque además, ya te digo, soy periodista, conozco el medio periodístico y conozco a mi formación política, entonces no me lo creo. Pero bueno, independientemente de eso, si fuese así y se demostrase -hablan de pruebas pero las pruebas nadie las ha visto- efectivamente no habría ningún problema en rectificar, lo que pasa es que todavía esas pruebas no están sobre la mesa.

meninas-bueno.jpg?fit=1200%2C799
Jaime Álvarez14/03/2017

No es de extrañar que una enfermedad grave, rara, hereditaria y degenerativa estigmatice y trunque el devenir una familia generación tras generación. La tatarabuela, bisabuela, abuela, el tío y la madre de Carlos y Cristina padecieron y perecieron víctimas de los síntomas de la enfermedad de Huntington (EH).

El destino de ambos hermanos, criados por los abuelos paternos, reservaba pocas cartas al azar. Pero Carlos, de 42 años, afectado de esta dolencia, dice que es feliz dos décadas después de ser diagnosticado, a pesar de estar prácticamente postrado en una cama. Su hermana y el Carnaval —han leído bien, el Carnaval— tienen mucho que ver en que así sea.

Con solo 25 años, Carlos, vecino de San José del Valle, mecánico como su padre, comenzó a protagonizar caídas; quienes le conocían de toda la vida decían que andaba borracho. Su hermana, Cristina, fue la valiente que desafió a los médicos especialistas, decidió despejar las dudas y saber si eran o no herederos de esta enfermedad de origen americano que afecta a uno de cada 10.000 habitantes.

“El neurólogo del Hospital Puerta del Mar se negaba a hacernos las pruebas. Decía que, si el resultado era positivo, nos podía destrozar la vida desde ese momento aunque se manifestase 20 años más tarde”, narra Cristina. Ella lo tenía muy claro, siendo consciente del sufrimiento y el deterioro físico que acarreaba ese mal, exprimiría la vida al máximo.

Los casi diez meses de espera hasta obtener el veredicto sufrió espasmos. Finalmente, ella se libró de la aciaga sentencia pero su hermano, no. Aunque él quizás siga pensando que los dos tienen la EH. “Para que no se sintiera mal, le dije que a los hombres les afectaba antes que a las mujeres y que yo también la tenía; era una mentira piadosa”, reconoce.

Ambos iniciaron una carrera para contrarrestar los síntomas de la enfermedad, ya que no pueden frenarla. Para ello cada año Cristina elabora un disfraz original y espectacular con el que sorprenden en el carnaval de su pueblo. “No es cualquier disfraz; hay que pensar qué hacer en función de su movilidad y sus necesidades”.

Carlos disfrazado de pirata dentro de su barco fue el primer disfraz en el ya que no caminaba, se desplazaba con su bicicleta, junto a su hermana./ Cedida
Carlos disfrazado de pirata dentro de su barco fue el primer disfraz en el ya que no caminaba, se desplazaba con su bicicleta, junto a su hermana./ Cedida

Con 25 años, recién diagnosticado, cuando aún podía caminar con cierta dificultad se disfrazaron de Los Simpson. “A él le pegaba porque iba de Bart que es muy travieso y como él no paraba…”, recuerda en un recorrido por los disfraces de las dos últimas décadas. Como pirata, al comando de su barco, se desplazaba con su bicicleta ante sus dificultades para andar. Se han metido en la piel de La princesa Leia y Yoda de ‘La Guerra de las Galaxias’; de la Duquesa de Alba y de niña subida en un tiovivo sobre silla de ruedas…

En una ocasión faltó voluntariamente a su cita anual. “Le dije que si quería viaje o carnaval y dijo que viaje justo cuando una agrupación le dedicó una letra. Me dio mucha pena y me propuse prepararlo bien para el año siguiente”, cuenta Cristina entre risas… Y entonces lucieron como la infanta Margarita de Austria (Carlos, sentado en el andador) y Velázquez (Cristina), representando la obra maestra de ‘Las Meninas’.

Ambos hermanos disfrazados de niños subidos en un tiovivo./ Cedida
Ambos hermanos disfrazados de niños subidos en un tiovivo./ Cedida

La EH le ha impidió seguir trabajando, coger el coche, tomar café… “Me empezó a odiar cuando nosotros siempre habíamos sido uña y carne porque yo era la que salía a buscarle y le vigilaba”. Lo que no ha conseguido la también conocida como Corea de Huntington es restarle ni un ápice de las ganas de disfrutar del Carnaval. “Ahora casi no puede ni abrir los ojos, está apático. Llega la época del Carnaval y afirma que sí —como los monitos— que se quiere disfrazar. Y en un día de Carnaval abre más los ojos que en toda una semana”.

También gozó siendo el padrino de su hermana en 2015. “Lo disfrutó como si se casase él”, apostilla. Desafortunadamente, la boda y la popular fiesta pagana son acontecimientos puntuales. A medida que el tiempo pasa hace mella en el cuerpo —que no la mente— de Carlos. Cristina admite que los primeros años lloraba mucho, tiene altos y bajos, aunque se levanta con más fuerza. “Al principio le preguntaba si era feliz y él me decía que sí; está más malito, le pregunto y me dice que sí. Yo siempre tuve claro que, si hiciera falta, recurriría a la eutanasia tuviera que ir dónde fuera”.

Cristina y las cuidadoras acompañan a Carlos en el, que por ahora, es su último Carnaval./ Cedida
Cristina y las cuidadoras acompañan a Carlos en el, que por ahora, es su último Carnaval./ Cedida

En la última edición del Carnaval, Carlos, muy delicado de salud y tumbado, asistió ‘in extremis’ junto a su hermana y a cuatro de sus siete cuidadoras. Representaban  la historia del templo budista de Osu Kannon, “Por el juego de palabras Kannon y Carlos”, aclara. Por esa razón y porque los recursos con los que cuenta en la actualidad son pocos. “La Seguridad Social le pasa tres pañales al día y gasta 24 pañales y compresas en total…”, entre otras muchas atenciones y recursos que necesita. Pese a todo, volvieron a brillar en su fiesta. “Esa ilusión no se la quito yo a mi hermano, quién sabe si es su último Carnaval”.

Carlos disfrazado de la Duquesa de Alba./ Cedida
Carlos disfrazado de la Duquesa de Alba./ Cedida
ana-barriga-2.jpg?fit=1181%2C939
Jaime Álvarez07/03/2017

¿Qué es necesario para que una joven de una barriada humilde llegue a convertirse en una profesional de las Artes Plásticas? ¿Cómo hacer para que las cabeceras de mayor tirón nacional se hagan eco de sus obras? La artista jerezana, Ana Barriga (1984), vecina de la barriada de Cuartillos, la pequeña de cuatro hermanas, lo tiene claro: trabajo, trabajo y más trabajo. Su madre, Ana María Oliva, está de acuerdo con ella, pero añade una característica muy acentuada en su benjamina: su sensibilidad más que evidente desde los diez años.

En la actualidad, Barriga ha sido noticia por su participación en iniciativas de gran envergadura como la de Truck Art Project para la feria ARCO 2017: Los murales contemporáneos que circulan sobre cuatro tráileres preñados de arte urbano. Este mes de marzo, además, su obra ‘Polvo y oro’ ha sido galardonada con el Premio XXIII Certamen de Artes Plásticas Universidad de Sevilla. Tras nueve años residiendo en la capital hispalense, esta licenciada en Bellas Artes ha decidido asentarse en Madrid donde por fortuna le suceden los proyectos. “Desde que he llegado no he parado de pintar. Si salgo es para visitar alguna exposición que me interese. Es brutal la oferta cultural madrileña”, subraya la artista,

Érase una vez…

Podría alardear de sus exposiciones individuales y de las numerosas muestras colectivas en las que ha participado. ¿De dónde surge esa inquietud por el arte y la cultura en una niña nacida en el seno de una familia humilde? La madre de la criatura asegura que pasó muchas horas viendo trabajar a su padre, maestro industrial de la rama del metal, que le gustaba ayudarle a hacer ventanas y puertas. “Ella ha sacado la rama de su padre, a él también le gusta pintar al óleo, a la acuarela…”, presume.

A los 15 años también trabajó en un taller de ebanistería y después de estudiar en Jerez y Cádiz, se licenció en Sevilla. Recientemente, la artista rescata objetos cotidianos, de desecho, a los cuales otorga un valor. Realiza composiciones que dialogan entre ellas y con el espectador. “Me interesa despertar la visión del individuo a través de su propia experiencia, invitarlo a que él encuentre un secreto en la pintura o quizás no un secreto sobre la propia pintura o el arte contemporáneo en sí, sino más bien sobre la propia vida”.

Su mejor creación

Cada una de las obras que salen de su estudio son especiales para ella en algún sentido, “sino no salen de allí, sino tuvieran ese vínculo, se convertirían en otra cosa”. La artista plástica se sirve de la pintura y de otros medios con el fin de obtener diferentes resultados. “El óleo es más cárnico, más real; el esmalte, más industrial, más sintético; el espray aporta connotaciones que tiene en el ambiente urbano, llega a ser casi un acto vandálico hacia mi propia pintura…”, explica.

Sus pinturas no surgen de un día para otro, los proyectos se contagian unos de otros. Trabaja en una idea y en ella siempre hay un germen que da paso para la siguiente obra, le invita a seguir investigando. Al igual que le sucede a los padres con los hijos, si le dan a elegir, Ana no podría calificar a ninguna de sus obras como la mejor.

Algo que sí tiene muy claro es que de cada periodo de la Historia del Arte rescataría algo, pero destaca “la ruptura y el cambio de pensamiento del futurismo, de las vanguardias a las que a día de hoy le debemos tanto”.

Ana Barriga, artista plástica jerezana, mientras trabaja en un estudio./ Cedida
Ana Barriga, artista plástica jerezana, mientras trabaja en un estudio./ Cedida.

Cuestión de resistencia

Los artistas actuales andaluces como ella, y de Despeñaperros para arriba, no lo tienen fácil. “Es casi una cuestión de resistencia, no hay facilidades al no haber un ambiente en el que se incentive la cultura desde pequeños”. La jerezana recuerda su procedencia de una familia obrera en la que dedicarse al Arte “no era algo factible”.

A Ana Barriga le duele que no haya un interés porque el arte sea necesario y sea fomentado en la escuela: “La creatividad —no ya el Arte en sí— es fundamental, el saber interpretar y reinterpretar la realidad sin que tengamos unos parámetros preestablecidos. Si un médico no es creativo, no busca una cura para la enfermedad, no descubre la cura. Habría que fomentar la creatividad en todos los ámbitos, en todas las carreras, en todas las formaciones”, remacha con rotundidad.

Ante el difícil panorama le pediría a los nuevos y nuevas atrevidas que quieran dedicarse al Arte honestidad con ellos mismos. Recomiendan que se planteen si es lo que quieren realmente y conozcan bien el funcionamiento. “No solo hay que estar preparado a nivel cultural, sino también mentalmente; sales de la sociedad, vas en paralelo a ésta. No tienes un sueldo y se supone que con nuestra edad ya debemos tener una estabilidad…”. Paradójicamente, señala, también se hallan dentro del sistema a la hora de cumplir unas fechas de entrega y unos objetivos. “Es complejo. Todo se consigue a base de trabajo, trabajo y trabajo, no hay otra”.

No hay ocio sin trabajo

Esta joven de Cuartillos se toma muy en serio su profesión. Por ello establece sus horarios de trabajo así como de ocio aunque, qué duda cabe, al final es autónoma. Asiste a conferencias, a muestras, se documenta. “Al dedicarte al Arte te exigen muchísimo. Tienes que saber de música, de cine, de danza, de todo”. Considera importante estar atenta a lo que hacen sus coetáneos y a lo que se ha hecho a lo largo de toda la historia con el fin de no aproximarse demasiado a otros artistas para aportar algo nuevo.

Comprometida

“Espero que los trabajos que me están saliendo sean por su valía, no por mi sexo”, asevera, negando sin atisbo de duda que en el mundo donde se mueve la mujer no es víctima de situaciones discriminatorias. No obstante, señala la baja representación femenina en ferias como Arco.

Defiende que los autores y artistas siempre se sienten, de una manera u otra, comprometidos con algo. Ella mantiene un compromiso consigo misma, con intentar ser lo más honesta y transparente posible, “con intentar aportar algo de verdad al campo de la pintura”. En ese viaje hay muchas personas que la siguen y reconocen su trayectoria, ven como día a día mantiene una línea. “Al principio cuesta porque tenemos miedo, se tiende a rechazar los desconocido, no solo al Arte”, recuerda la artista plástica jerezana, Ana Barriga.