El descenso escabroso hacia 'El Hoyo' y 'Luz', dos brillantes debuts a competición oficial en Sitges

El descenso escabroso hacia 'El Hoyo' y 'Luz', dos brillantes debuts a competición oficial en Sitges

Sitges 2019 ha echado humo en una sexta jornada de martes con las proyecciones y estrenos en la sección Oficial Fantàstic a competición que han sorprendido y animado al público del Festival. Desde el vibrante último pase de Daniel Isn’t Real, la ganadora del Premio del Jurado el pasado Festival de Cannes, Bacurau, o la hilarante Corporate Animals con Demi Moore, y acabando con la llegada de Adoration, la cinta de culto del realizador habitual de Sitges, Fabrice Du Welz.  

Dos personas por nivel. Un número desconocido de niveles. Una plataforma con comida para todos ellos. ¿Eres de los que piensan demasiado cuando están arriba? O de los que no tienen coraje cuando están abajo? De esta inquietante forma se presenta el thriller El hoyo, el debut en el largo de Galder Gaztelu-Urrutia, una de les grandes sorpresas de producción española del año y una de las cinco óperas primas presentadas en sección oficial a competición en Sitges 2019. Gaztelu-Urrutia presenta una escabrosa y contundente crítica social apostando por una ciencia ficción cerebral, distópica pero gráfica y violenta que ya ha seducido en festivales como Toronto o Fantastic Fest. La premiare europea ha sido esta tarde en Sitges 2019, con alfombra roja incluida, donde hemos visto al director acompañado de los intérpretes Ivan Massagué, Antonia San Juan, Alexandra Masangkai y Emilio Buale. En rueda de prensa por la mañana, junto con el actor Zorion Eguileor, el guionista David Desola y el productor de la película, Carlos Juárez, han hablado de todos los detalles del film.

Galder Gaztelu-Urrutia ha empezado con un mensaje claro: “Me gusta decir que un thriller de ciencia ficción con mensaje y no al revés. Las películas con sólo mensaje me sugieren aburrimiento. Con esta historia teníamos claro que no debíamos ser doctrinarios ni dar lecciones a nadie. Por eso la idea fue llevarlo más hacia el thriller. Hacia el punto onírico y oscuro que tiene la película y que se entiende en todas partes, como ha pasado en Toronto o Austin”. Sobre el recorrido del film, el productor Carlos Juárez ha hablado sobre la alianza con Netflix. “El hoyo ha sido financiada con dinero público, per hemos llegado a un acuerdo con Netflix después que vieran la película en Toronto para que después de su estreno en salas en noviembre-diciembre, la plataforma la ofrezca a nivel mundial”. La actriz Antonia San Juan ha explicado que hacía 14 años que no hacía cine porque estaba ocupada en proyectos teatrales y televisivos. “Acepté el papel porque me encantó el guion y la historia y me apetecía volver a hacer cine en España. El teatro es como el marido y el cine como el amante que va y viene”.

Las 11 de la mañana ha sido la hora elegida para inaugurar en el Industry Hub Talks la tercera edición de Taboo’ks, la iniciativa del Festival que busca acercar la literatura y el cine fantástico, eligiendo cuatro obras literarias y un study-case de un proyecto en vías de adaptación. La guionista Nicole Perlman, responsable de las adaptaciones de Guardianes de la Galaxia (James Gunn, 2014) y Capitana Marvel (Anna Boden y Ryan Fleck, 2019), ha sido la invitada especial encargada de abrir el acto con una charla sobre el proceso de adaptación del comic al cine con un Q&A posterior con todos los asistentes. A continuación se ha celebrado con una gran asistencia la mesa redonda “From Books to Movies: Film Festivals as Matchmakers”, un encuentro con los principales responsables de los programas de adaptaciones del libro a la pantalla con Nathalie Piaskowski (Festival de Cannes), Chiara Marin (La Biennale di Venezia) y Mònica Garcia (Sitges) y moderada per Elena Neira. 

Después de un pequeño descanso se han celebrado las presentaciones de los cuatro proyectos seleccionados: Iménez de Luis Noriega, L’últim esmolet de Aniol Florensa, Els àngels ens miren de Marc Pastor y Rojo, una trilogía de novelas vampíricas de Carlos Sisí (Los caminantes), publicada por Ediciones Minotauro. La jornada ha finalizado con la presentación del study-case “L’altre costat del mirall: adaptacions screen-to-book” hecho por Javier Sanz Grajera, director de la agencia literaria del Grupo Planeta, que ha tratado casos contrarios: productos audiovisuales que se llevan al papel, y que ha explicado con ejemplos gracias al acuerdo que Planeta ha negociado con Netflix.

El cine fantástico latinoamericano también está brillando en la 52ª edición del Festival con los mejores títulos de la temporada. Hoy es el turno de la colombiana Luz, la opera prima del director y guionista Juan Diego Escobar Alzate, que se adentra en una comunidad que vive en las montañas y espera un nuevo mesías. Definida por su propio director como un cruce entre drama y película del oeste con elementos de terror, Luz nos arrastra hacia un universo ajeno, recóndito, donde nuestras propias concepciones sobre la moral y la fe serán puestas a prueba, en una atmósfera que bascula constantemente entre la intimidad, las conversaciones murmuradas entre las tres hermanastras y la amenaza que representa la vigilancia constante de El Señor. En rueda de prensa esta mañana con el director Juan Diego Escobar, la actriz Yuri Vargas y los actores Conrado Osorio y Jim Muñoz, y el productor Andrés Gómez, han hablado de la película que se estrenó anoche en el Auditori i que esta mañana se ha proyectado en segundo pase en el Cine Prado.

Un director, Juan Diego Escobar, que ha mostrado desde el inicio de la rueda de prensa la emoción y el agradecimiento de haber sido seleccionado en Secció Oficial Fantàstic a competición. “Lo he dicho desde el primer día: soy un geek del género fantástico. Yo nunca he soñado con Oscars ni Sundance, yo siempre he soñado con Sitges, y aquí estamos”. La “visión” de Luz, según el director, surgió de una toma de ayahuasca”. “Luz es una oda al Dios de Spinoza, no de creer o no creer, sino más bien en un Dios que está en todas partes. El arte es para sanar y con esta historia sané el dolor que tenía respecto a la religión”. Además de la parte espiritual de la película, Escobar ha querido remarcar las dificultades de financiación y producción del cine latinoamericano y más en el caso de un proyecto como el suyo, una película de género, intelectual, muy poco comercial. En este sentido, la actriz Yuri Vargas ha destacado la importancia de proyectos como este para consolidar un cine colombiano de género de calidad que a menudo cuesta distribuir y estrenar en el exterior.

Y siguiendo con las novedades de sección oficial a competición que se presentan hoy, a las 22.45h se proyectará en el Auditori el estreno de la ganadora del Premio del Jurado en el pasado Festival de Cannes, Bacurau, de Kleber Mendonça Filho y Juliano Dornelles que firman esta distopía profundamente irónica, brutal y crítica con los tiempos que corren, imperdible. 

A las 00.30h en el Retiro se podrá ver el último pase del thriller sobrenatural Daniel Isn’t Real, la nueva propuesta de Adam Egypt Mortimer, que el 2015 presentó en Sitges Some Kind of Hate. Este film, que está triunfando en Sitges, cuenta con una factura visual y un ritmo que te engancha a la pantalla. Todo ello gracias al trabajo de profesionales como Brett W. Bachman (montador de Mandy, de quien este año también se proyecta The Vigil y Color Out of Space); y de Lyle Vicent, director de fotografía de las dos primeras películas de Ana Lily Amirpour.

Cuando faltaba un cuarto de hora para las siete de la tarde, ha llegado el momento de las risas sonoras en el Auditori con la proyección de Corporate Animals, donde el director de Creep, Patrick Brice, orquesta una comedia negrísima de terror encabezada por una Demi Moore maravillosamente odiable, donde las tensiones laborales derivan, literalmente, en canibalismo.

Y para terminar una jornada clásica del mejor fantástico en Sitges, esta noche, a las 22.45h en la Sala Tramuntana, vuelve uno de los realizadores conocidos del certamen con una nueva propuesta para la sección Oficial Fantàstic, Fabrice Du Welz y la sugerente Adoration, donde el director vuelve a los bosques de Ardenes, donde filmó Calvaire y Alleluia, para relatar una odisea juvenil de libertad, amor y locura, en que las emociones son tan puras que duelen.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *